Reportaje
Ing Francisco Miramón

Hoy los veracruzanos, hemos sido testigos de un acto ruín y vergonzoso, que demuestra la ineptitud, corrupción e ignorancia de parte del personal de la mal llamada, Procuraduría del medio ambiente para quien la salud de la ciudadanía es de nula importancia; supongo que para estás personas, cuidar del medio ambiente, significa dejar un promedio diario de diez cuerpos de personas fallecidas por Covid 19, sin cremar durante días, tal vez tirados en los pasillos de los hospitales, poniendo en peligro la vida del personal de salud y los usuarios, contribuyendo a expandir el coronavirus en el medio ambiente que tanto dicen proteger, bajo el mezquino y absurdo argumento que la empleada que se ostenta como subprocuradora, uso para justificar sus acciones ilegales: "es demasiada ambición querer cremar tantos cuerpos", de verdad, es un argumento totalmente falto de ética e inteligencia, ¿podría explicar la Sra. Licenciada, que tiene que ver la ambición, con la salud y la protección del medio ambiente? ¿que le importa a su dependencia la parte económica? A no ser que, como ella supone que las ganancias son muy altas, la desmedida ambición y corrupción de ella y su personal los lleve a pretender extorsionar como viles delincuentes, a una empresa con 30 años de servicio. Es claro que, la Procuraduría del Medio Ambiente quiere cobro de piso, para permitir que en plena pandemia y siendo el municipio de Veracruz, el que tiene mayor número de decesos a causa del Covid, en el Estado, pueda trabajar un servicio de primera necesidad, como es un crematorio que garantiza la salud de la población, con el pretexto de exigir documentos al crematorio pionero del puerto, que seguramente en 30 años, no ha sido capaz de reunir los requisitos para operar.


Desconozco los verdaderos intereses de estas personas, pero como veracruzanos hacemos responsable a esta dependencia en caso de que haya una catástrofe epidemiológica que nos afecte como ciudadanos, si sigan tratando de impedir que este crematorio y cualquier otro, que no hacen otra cosa que cumplir con una función sanitaria en estos momentos tan difíciles y haciendo una tarea de alto riesgo para su personal y que no veo como ellos la puedan suplir, sean investigados y (se les finque) responsabilidad, porque hay pruebas de lo que están haciendo.


Es indignante la falta de respeto y sensibilidad hacía los fallecidos y sus deudos.


La bajeza de estas personas es indescriptible, me es difícil asimilar la imagen de la "subprocuradora" con un (cubrebocas) de ínfima calidad, como única protección, pretendiendo entrar a las instalaciones de La Luz, ¿Se puede ser más ignorante?. Esa empleada no tiene la menor idea de lo que es la protección, ni el riesgo que representa el Virus Covid-19, lo cual la lleva a ponerse en riesgo a si misma, con tal de amenazar a la empresa para cobrar "una multa" que , parece más un cobro de piso, ya que se comportan como verdaderos delincuentes. Sin argumentos legales y sólo movidos por su desmedida ambición e ignorancia, son capaces de poner en riesgo la salud y la vida de los Veracruzanos


Muchas somos las familias del puerto, que podemos dar fe de la generosidad de la familia Malpica Martínez, ya que jamás le han negado un servicio a nadie por falta de recursos, siempre trabajando con consideración y respeto a la dignidad humana, serían incapaces de permitir que un cuerpo sea denigrado, como ahora pretende la Procuraduría del Medio Ambiente, que se les abandone en el piso de algún hospital o en la calle, porque los crematorios de Veracruz puerto apenas se dan abasto para cumplir con está tarea, debido a la pandemia. Cuando las dueñas, han cremado, en numerosas ocasiones sin cobrar un sólo peso, por el simple hecho de que aún después de muertos seguimos siendo personas con dignidad. Cosa totalmente desconocida para las personas que hoy dieron ese espectáculo, tan denigrante para el pueblo veracruzano. Esperamos que se imponga la cordura, el respeto y la inteligencia, **para no permitir que se sigan: cometiendo estas arbitrariedades que afectan a las familias que trabajan y prestan un servicio a la sociedad y a los que requerimos de estos servicios para hacer frente a esta desventurada situación; los más afectados por esta dependencia, *somos los veracruzanos, no podemos permitir llegar al extremo de no saber que hacer con una persona fallecida, portadora del virus hagamos saber a las autoridades, Estatales y Federales nuestro desacuerdo y justa indignación.


ATTE.
UN PUEBLO EN LUCHA.