MAREA ROJA.
J.J. CASTILLO

Ver para creer los panistas en plena lucha por la alcaldía de Veracruz, en una esquina del cuadrilátero político, el Senador de la República el panista de convicción por las décadas que a permanecido en ese instituto político a pesar de las circunstancias Julen Rementeria del Puerto y en la otra esquina el panista por conveniencia y con la alcaldía comprada por papito, Fernando Yunes Márquez.


Es obvio que Senador de la República salga en defensa de su vástago, el diputado local, también panista Bingen Rementeria Molina que pretende relevar el primero de enero del 2022 a Fernando Yunes Márquez actual alcalde del sufrido municipio de Veracruz por los constantes atropellos y abusos del municipe en mención, que piensa vivir en un virreinato pretende heredarle el cargo a la gris senadora Indira Rosales San Román, que en su casa la conocían y le hablaban del tu, hasta que fue ungida como pluronominal de la curul que hoy ocupa en el Senado de la República.


Este encuentro estaba anunciado y fue precisamente de un desayuno que tuvo el Senador en el restaurante casa Veracruz en Xalapa que en nada se le parece a la casa de gobierno para que Fernando Yunes Márquez alcalde de Veracruz emprendiera el ataque llamando al Senador traidor, porque alguno de sus asesores que son muchos le metiera en el cerebro de que Julen, había desayunado con el gobernador en casa Veracruz.


De haber sIdo así no se le ve sospechosismo como decía Santiago Crelll cuando fue Secretario de Gobernación, un Senador de la República puede interactuar con cualquier mandatario sin importar su ideología política, pues es un representante del pueblo y no solamente del partido que lo postuló, pero donde hay anemia mental todo se ve y huele a traicion.


El Senador de la República Julen Rementeria del Puerto con las tablas políticas que a adquirido, trató no de justificarse, más bien aclarar un hecho y en forma elegante como lo marcan los cánones de los políticos que tienen clase, lo equivocado de la percepción del alcalde del alcalde Fernando Yunes Márquez, pero la contestación de Fernando Yunes Márquez fue con el clásico y muy personal léxico que distingue a el clan Yunes del estero.


LO QUE NATURA NON DA, SALAMANCA NON PRESTA