MAREA ROJA.
J. J. CASTILLO.

 

Gran descontento existe entre los operadores del transporte de pasajeros de la famosa y vetusta e influyente línea Autobuses de Oriente, A.D.O por sus siglas, por las medidas arbitrarias y anticonstitucionales que en la actualidad aplican a los conductores que han prestado sus servicios con antigüedad de más de diez a veintidós años conduciendo sus modernas unidades. 

Con la famosa pandemia que ha azotado a la humanidad, empresarios vivales y gandallas se han dado a la tarea de despedir a trabajadores que han dejado parte de sus vidas trabajando con ahínco para que la empresa crezca y produzca enormes ganancias económicas a sus socios.

La famosa línea de Autobuses de Oriente A.D.O. es una de ellas, así lo manifiestan unos conductores que solicitaron se omitan sus generales por situaciones fácil de entenderse, pero más que molestos con la incertidumbre reflejada en su rostro por el futuro de ellos y sus familiares. 

La empresa les comunicó que, por la grave crisis que atraviesa el país, su sueldo de $808.00 conque están dados de alta en el Instituto Mexicano del Seguro Social IMSS, que ganan por viaje, dependiendo el destino de su ruta, a partir del mes de marzo su sueldo sería reducido. 

Ahora, debido a la pandemia, dicha empresa pretende seguir sosteniendo sus profesionales servicios con un miserable sueldo de $145,00, so pena de que firmaran un contrato de tres meses y ya no con ADO, sino con la empresa SERVICIO DE TRANSPORTE Y ADMINISTRACION UNIFICADOS AM. DE S.A., según el comunicado que firma el representante legal Lic. Javier Octavio Iglesias Álvarez.

Efectivamente, la pandemia que ha azotado al mundo ha traído una crisis económica muy grave, pero esto repercute en las empresas que sus servicios no son esenciales, pero por favor, el viajar es un hecho esencial, ya sea por negocios, trabajo, placer o por necesidad. Está demostrado que los viajes de estas modernas unidades van con el cupo lleno, sin respetar las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud OMS, ya que todos los cerca de 40 asientos van ocupados.

Las autoridades han aclarado que no hay fundamento legal para separar a trabajadores o recortar sueldos ante la emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor. Sin embargo, han dejado la puerta abierta a la negociación entre empleados y patrones que favorezcan ambas partes. 

La Secretaría del Trabajo y Prevención Social (STPS) se ha pronunciado por el diálogo y el entendimiento entre patrones y trabajadores, pero en especial los negocios o empresas que han cerrado sus puertas o bajado sus cortinas que no pertenecen a actividades esenciales. 

Pues los operadores no están obligados a aceptar las disminución del salario, no hay ley que los obligue y en caso de rescisión de contrato es causa imputable al patrón, según el articulo 51 de la Ley Federal del Trabajo (LFT), ya que en este caso no hay responsabilidad para el trabajador, por lo cual estos conductores deberán ser indemnizados como lo marca la Secretaría  del Trabajo y Prevención Social a través de la Ley Federal del Trabajo y no como lo pretende hacer esta empresa que le externa a sus trabajadores que ellos ya tienen compradas a las Juntas de Conciliación y Arbitraje en toda la república, lo que no se duda, pero de esto tiene la palabra la licenciada Luisa María Alcalde Luján, titular de esta Secretaría y se espera que sus colaboradores hagan honor de pertenecer a la 4T de NO MENTIR, NO ROBAR, NO TRAICIONAR. Porque de abusos de empresas y complicidad de funcionarios, Juan Pueblo ya está hasta la madre.

AL TIEMPO

Escríbeme Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

.