Reportaje
Edgar E. Cinta Pagola.

Del tema utilizado como distractor social, algunas personas y medios, han incidido en solicitar  mi opinión, que tal imputación la considero un despropósito al pretender satanizarlas, “aspiratio”, que significa “llevar oxígeno a los pulmones y paralelamente un impulso de deseo”; los seres humanos por naturaleza, tenemos aspiraciones en la vida, debemos avizorar y advertir la incidencia para ello, de nuestra cultura, crianza, entorno, capacidad, desarrollo, esfuerzo, sacrificio, madures, anhelos e ideales; por lo que atravesamos por diferentes períodos de impulso y desarrollo, en aras de evolución social, emocional, psicológica, intelectual, política, económica e incluso espiritual, con el objetivo de lograr el crecimiento humano; parámetros personalísimos de acuerdo a los anhelos de cada quien, y, su modo de desenvolvimiento y ser; las aspiraciones son totalmente intrínsecas e individuales, en consideración a que “cada ser humano, es único e irrepetible”; es por ello que la evolución de las personas en estos aspectos, sin considerarse edades, de acuerdo con sus necesidades, se diferencian en sus actitudes y aptitudes, porque una cosa es tener la intención y otra es tener la capacidad para desarrollarla, en las diversas etapas de la vida, con arreglo a sus aspiraciones, objetivos, necesidades y metas; muchos del indicativo del deber ser, equivalente al actuar, estamos en contra de la violencia, discriminación, desigualdad, hambre, pobreza, totalitarismo, intolerancia, crimen, impunidad, arbitrariedad, abuso, miseria, dictaduras y los malos gobiernos. 

Quiero considerar, sin ser experto, tengo entendido oficialmente la “clase media”, es “subdividida cuando menos en siete diferentes segmentos”, de acuerdo con su estatus social y posibilidades económicas, sin importar otras condiciones, lo cual considero que no sea el mejor parámetro para diferenciarla, pues esto considera principalmente el acceso a satisfactores, bienes y servicios, desde mi particular punto de vista, las aspiraciones personales han sido consideradas como los deseos, anhelos, pretensiones, ambiciones, incluso esperanzas, son la perspectiva que quieres conseguir en las etapas del desenvolvimiento humano y distintas áreas de vida, pretendiendo concebir aspiracionalmente lo que quieres ser, como quieres llegar y como para qué; en ese sentido, todas las acepciones señaladas, tienen dos aspectos uno positivo y otro negativo, lo que se tienen que visualizar conscientemente; parafraseando a el presidente de Uruguay, José Mujica, con el qué, coincido “La política no es para hacer plata”, "no puede ser la política el mundo de los empresarios". "El que quiere hacer plata, que se vaya al mundo de la industria, que se vaya al mundo del comercio, que entregue su existencia al mundo financiero, y está bien, lo aplaudiremos, pero que no se entrevere con la política”, “Para que un país funcione necesita que se consuma, que la gente compre para que el dinero circule”, “Yo no soy pobre, pobres son los que creen que yo soy pobre”, “tengo pocas cosas, es cierto, las mínimas, pero sólo para poder ser rico”, “Quiero tener tiempo para dedicarlo a las cosas que me motivan.

Y si tuviera muchas cosas tendría que ocuparme de atenderlas y no podría hacer lo que realmente me gusta”, “La casa pequeña, para poder dedicar el tiempo a lo que verdaderamente disfruto”, "En los barrios pobres el patriarcado es más fuerte que en ningún lado", "Si después, por querer repartir, exprimo demasiado, tengo menos para repartir", "Tenemos que hacernos cargo de los pobres del mundo. El problema es ir a donde está la pobreza para que hayan menos pobres", Mujica no compartió el modelo de socialismo de Venezuela, pues opina que "conducía a un fracaso seguro", y algunas fuentes han citado, "Le advertí desde el principio, cuando asumió la presidencia de Venezuela, que no iba a construir el socialismo. Y no construyó un carajo", “Y considera que Nicolás Maduro se equivoca cuando intenta emular con Chávez”, Igualmente se ha citado que Mujica con la Cuba que idealizó en las décadas de los 60 y 70 y que ya cuando tomó el poder su relación con Cuba era de aprecio, pero sin comulgar con la práctica del socialismo cubano. Para el líder izquierdista, “Cuba era como una "vieja novia de la adolescencia, a la que veía desmejorada con los años", en Cuba todos tienen empleo y que por eso nadie arriesga nada, “Por más mierda que sea el capitalismo, es el que ayuda a crecer", eso es conciencia social, eso es coherencia que se vincula en lo que se dice, se piensa y se hace, eso es ser un “aspiracionista social” de clase media, que siempre ha actuado con la realidad que le gustaría ver en su vida, pero no sin adaptarse a la que vive, no ataco a sus opositores, no persiguió a sus críticos, no atajo proyectos de inversión, no dividio clases sociales, no enfrento al pueblo; por ello no nos cansamos de leerlo, al igual que ha Lucius Annaeus Seneca, pensador de la corriente filosófica “estoicismo”, que entre muchas de sus frases destacamos; “La vida es como una leyenda: no importa que sea larga, sino que esté bien narrada”, “Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella”, “La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy”, “La ira: un ácido que puede hacer más daño al recipiente en la que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte”,  “El alma noble posee la gran cualidad de apasionarse por las cosas honestas”, “La honestidad y la virtud son valores altamente apreciados, y la nobleza supone ser capaces de buscar causas, motivaciones y aspiraciones justas”, “Importa mucho más lo que tú pienses de ti mismo que lo que otros piensen de ti”; “Decir lo que sentimos. Sentir lo que decimos. Concordar las palabras con la vida”, “¿Quieres saber que es libertad? No ser esclavo de ninguna cosa, de ninguna necesidad, de ningún azar, reducir la fortuna a términos de equidad”, “libertad con no necesitar nada hasta el punto de depender de ella”, “Nunca hizo rico al hombre el dinero, porque solamente le sirve para aumentar su codicia”, “Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad”, “No tener nada que te excite, que te acucie, que con su ataque o con su anuncio ponga a prueba el temple de tu alma, estar echado en un ocio sin inquietudes no es tranquilidad sino indolencia”, “La vida no ni es un bien ni un mal, es sólo ocasión de bien y de mal”, “A algunos se les considera grandes porque también se cuenta el pedestal”, “Peores son los odios ocultos que los descubiertos”, “Prefiero molestar con la verdad que complacer con adulaciones”, “Una buena conciencia no teme a ningún testigo”, “Quien actúa como cree que debe actuar y sin hacer daño a otros no tiene de qué arrepentirse”. 

Cito al caso, a esos rutilantes pensadores de su tiempo, por la claridad de sus conceptos, pero, sobre todo, por el comportamiento en sus vidas, imperturbables en su pensar, enteros en su decir, tenaces en su hacer, constantes en la búsqueda de la felicidad en comunión con los demás, y en la prosecución de sus ideales, metas, objetivos, por los cuales es el primero de los aludidos y fue el segundo, al haber sido capases de dedicar toda su vida con tal de lograrlo. 

El agradecimiento por dadivas gubernamentales, en muchas culturas subdesarrolladas, se cree una obligación del gobernado, y se soporta por miedo a perderse, a ser atacado o mal juzgado, ¡no, no, no!, (seré terco), el bienestar, bien vivir, educación, oportunidades, seguridad, salud, concordia, recursos naturales, medio ambiente, igualdad, justicia, familia y demás derechos fundamentales, se sostienen con el pago de impuestos del pueblo en general, son recursos del pueblo y no del gobierno, el que debe actuar en su protección como un buen padre de familia, sin distingos, filias o fobias, nuestra naturaleza como mexicanos, está en la acción constante, las vicisitudes, dificultades, problemas, para nosotros han sido un reto ancestral, que nos ha ayudado a madurar y a aprender, para superarnos, y, esa superación es aspiracionista, Según la definición de la Real Academia Española (RAE) la palabra ‘aspiración’ es una acción o efecto de pretender o desear algún empleo, dignidad u otra cosa, no puede ser considerado como egoísta, personalista o difícil, solo por buscar mejores oportunidades de vida, éxito y trabajo por sus objetivos. 

Pero daremos ejemplo de esas clases medias reprochadas, por ser aspiracionistas, preparadas y egoístas, y que solo pretendemos impulsa nuestro esfuerzo y trabajo con energía y dar lo mejor, para lograr un buen vivir; de acuerdo con el INEGI, es un sector amplio y diverso de 12.3 millones de hogares y 44 millones de personas, quizá la investigación mejor documentada sea la dicho Instituto, el resultado de ese estudio indica que 42% de los hogares mexicanos forman parte de las clases medias y en ellos vive el 39% de la población, de acuerdo a que “viven en un hogar, en el que hay una computadora, gastan cerca de 5 mil pesos mensuales en comer fuera  del hogar, usan tarjeta de crédito y abona mil 660 pesos al mes por lo menos; la cabeza del hogar tiene al menos educación media superior, entre otros atributos, y, como constante tienen la búsqueda de medios de superación y movilidad social, la posesión de determinado tipo de bienes y el interés por determinadas formas de cultura y entretenimiento, representa casi una tercera parte de la economía nacional, aportan más del 50% del Producto Interno Bruto (PIB). 

Saludos ……………..