MAREA ROJA.
J.J. CASTILLO.

 

En el gobierno de la 4T de Andrés Manuel López Obrador, se están derribando los cacicazgos en los sindicatos, sindicatos que se habían convertido en poderosas organizaciones que en muchas de las ocasiones condicionaban las  actitudes de los tres niveles de gobierno. 

El poderoso Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República  Mexicana (STPRM) que durante 26 años estuvo al frente Carlos Romero Deschamps (junio 1993 a octubre 2019) tiempo  que el nefasto personaje, sin la preparación requerida llegó a ser senador de la república, gracias a la influencia que poseía sobre el gobierno federal, sin dejar pasar por alto el enriquecimiento ilícito con que cuenta en la actualidad, por los fraudes y extorsiones de la que está señalado en estos tiempos, por fin llega a su fin.

Pues a pesar de que en el año 2019 fue desconocido como líder nacional de los trabajadores petroleros, dejó y siguen incrustados fieles seguidores de personajes que durante más de dos décadas se vieron beneficiados con la política gansteril de Romero Deschamps. Pero, como dice el dicho no hay mal que dure cien años ni pendejo que los aguante, pues no obstante que hace dos años no se reconoce como líder, astutamente y viejo zorro en política deja a incondicionales dentro de la poderosa organización, para que fueran ratificados en las próximas elecciones sindicales.

Pero, ¡oh sorpresa! la revolución sindical que ha imperado a partir el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en que la elección de lideres sindicales serán de hoy en adelante en verdaderas elecciones democráticas, en las que los trabajadores se inclinarán por el verdadero personaje, que ha demostrado unidad, esfuerzo y preocupación por la clase trabajadora y no bajo amenazas y  extorsiones, olvidando el bienestar de obreros y de sus familiares y no los intereses propios y de un reducido grupo de seguidores que han logrado enriquecerse a costa de éstos.

La revolución de los trabajadores petroleros de la república mexicana la enarbolará la morenista Cecilia Margarita Sánchez Garcia, Senadora de la República, pues el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana está a menos de 30 días de sufrir una inflexión en su estructura interna y en la relación de poder político, ya que el actual dirigente, Manuel Limón Hernández un priista de corazón e incondicional de Romero Deschamps está a punto de entregar la estafeta al partido en el poder por lo que el poderoso sindicato se teñirá de guinda.

Lo mismo solicitan y lanzan un SOS a la Secretaria del Trabajo y Previsión Social, los obreros de Tenaris Tamsa,  que desde hace nueve años han pedido a gritos tener una dirigencia sindical que luche por los beneficios a que  tiene derecho, pero los gritos al parecer se pierden en el anonimato por el tráfico de influencias en que se han visto inmersos los titulares de dicha Secretaría, pero que tienen la confianza de que con la actual titular Luisa María Alcalde Luján y en esta revolución sindical se tomen las medidas pertinentes para que se lleven a cabo a la voz de ya, unas elecciones limpias y democráticas como son los deseos de Andrés Manuel López Obrador primer Mandatario de la Nación, para elegir al nuevo dirigente sindical de esa importante empresa tubera.

Así como el sindicato petrolero estuvo secuestrado por más de dos décadas por Carlos Romero Deschamps y aún lo sigue siendo bajo la dirigencia de Manuel Limón Hernández que carece de capacidad de negociación para buscar ante la empresa beneficios para la clase obrera y si para la personal con un grupúsculo de seguidores, así sucede en Tenaris Tamsa con el actual dirigente Cándido Canseco, que le heredó el puesto Pascual Lagunes Ochoa, ex dirigente y personaje de tristes recuerdos, pero que no a sido reconocido por la base obrera por su apatía y valemadrismo con que se ha conducido estos dos años Enrique Ruiz Saavedra desde hace más de una década al ver los atropellos de que eran y han sido objeto sus compañeros tamseros ha emprendido una serie de cuestionamientos ante las múltiples injusticias que han tenido que soportar por no tener un verdadero dirigente. 

Si el proyecto del gobierno de la 4T es de que el sindicato petrolero quede un importante personaje del Movimiento de Regeneración Nacional, para tener a su favor uno de los sindicatos con mas recursos y capital político, se hace hincapié de que el Sindicato Unidad y Progreso de Tenaris Tamsa, no canta mal las rancheras y sacarían del ostracismo laboral en que están sumergidos los trabajadores de este empresa, ya que los tamseros están hasta la madre de tanta injusticia e impunidad de la su dizque  dirigencia sindical, considerando esto una olla de presión que esta a punto de explotar con un estallido social de fatales consecuencias.

AL TIEMPO. 

Escríbeme Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.